Entrenando la mente

Entrenando la mente

Entrenando la Mente

 

Respire profundo tres veces, inspire por 7 segundos, retenga por 5,   

  exhale por 7. Conecte la energía en el entrecejo.

 Con los labios entreabiertos, 

al inspirar y exhalar sentirás un viento fresco en la garganta, respira así toda la meditación.

La respiración, te ayuda a a la vibración en el entrecejo,

 te sirve para amplificar la vibración que se da en esta zona.

Deja tu mente quieta,

 no la sujetes, déjala libre,

 no pienses,  ni tampoco visualices nada.

Haz descender la conciencia de la vibración.

Empieza a buscar en el entrecejo una niebla o neblina, o un brillo.

No trates  de ver la luz, solo siéntela, es como ir a una pieza iluminada al cerrar los ojos la sentirás, 

a medida que se avanza en la práctica, se percibirán partes de la luz más brillantes.

La mente tiene una serie de imágenes no procesadas,

 así que ahora le colocaremos un filtro

 ¿Qué ocurre cuando estamos conscientes en el tercer ojo?,

Las impresiones que llegan desde el mundo exterior,

 primeramente en el tercer ojo, en vez de asaltar directamente nuestra mente. 

El tercer ojo digiere dichas impresiones visuales,

 las filtra y las procesa.

Este mecanismo nos impactaría si pudiéramos de forma clarividente.

Las percepciones que han transitado primero por el tercer ojo son suaves, y refinadas.

 Los pensamientos son abstractos.

 

Inicio

 

Buscar en el sitio

© 2013 Todos los derechos reservados.